Vale la pena seguirle.

foto con verso Lucas 18: 22

 

Vende todo lo que tienes, dalo a los pobres, y tendrás tesoros en el cielo;

y ven, sígueme.

                                                                 Lucas 18: 22 

 


 

 Jesús puede traer libertad y fortaleza; pero es necesario que tú vayas a Él con fe, seguro de que Él te escucha y está dispuesto a ayudarte, si tú le obedeces.

 

En el Evangelio de Lucas 18, versículos del 18 al 30 conocemos la historia de un joven que se le acercó al Señor y le dijo: - Señor, ¿qué haré para heredar la vida Eterna?

 

Y Jesús le responde en el versículo 20…. Los mandamientos sabes: No adulteraras, no matarás, no hurtarás, no dirás falsos testimonios, honra a tu padre y a tu madre.

A lo que el joven le responde: -Todo esto he hecho desde mi juventud.

 

Jesús oyendo esto, le dijo: -Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes y dalo a los pobres y ven y sígueme.

 

El Señor que conoce la condición de todos los corazones, sabía que este joven tenía una debilidad y por esto lo confronta con su realidad. Este joven no conocía su necesidad y creía que todo lo estaba haciendo bien, es por esto que Jesús le dice: -vende todo lo que tienes, dalo a los pobres y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme. V-22.

 

Cuando el joven escuchó esto se entristeció. La tristeza viene al corazón cuando el Señor demanda algo de ti; pero tú amas más a ese algo que al Señor. En este caso la debilidad de este joven era el amor al dinero, y por eso le invade la tristeza porque en ese mismo momento se establece en su corazón una lucha tremenda, él tenía que decidir si deshacerse de sus riquezas o seguir a Jesús.

V-23.

 

Puede que el Señor esté tratando contigo hoy y esté confrontándote con eso que aún te domina y que se convierte en tu debilidad porque no tienes fuerzas para dejarlo y ahora estás muy triste porque lo intentas y lo intentas y no puedes, caes una y otra vez en lo mismo.

 

Quiero decirte que si el joven rico hubiera obedecido al Señor y hubiera vendido todas sus posesiones hubiera recibido mucho más del Señor, no solo la vida Eterna, sino todas las bendiciones que Dios ha preparado para cada uno de sus hijos; pero él decidió quedarse con sus riquezas.

 

Es muy triste ver que cuando Dios confronta a sus hijos con algo que tiene que ser dejado, éstos prefieren no dejarlo, demostrando así que aman más a su engaño que a Dios con sus bendiciones.

 

Dios no necesita nada de ti, si Él hoy demanda de ti que dejes algo es porque el primer beneficiado serás tú mismo.

 

El enemigo durante años ha puesto hábitos, gustos y preferencias, quiero recordarte que él es un mentiroso, un ladrón que no quiere que tú vivas las bendiciones que tu padre te ha preparado; pero a ti te toca decidir, igual que le tocó al joven rico.

 

Y en caso que decidas obedecer y prefieras caminar con Jesús solo tienes que ir a Él con confianza y presentar tu debilidad, Jesús no se escandalizará porque sabe quién es el que ha provocado eso en ti, sino que te ayudará a vencer tu obstáculo.

 

El versículo 24 nos dice: Al ver Jesús que se había entristecido mucho dijo cuan difícilmente entrarán en el Reino de Dios los que tienen riquezas.

 

Y esto no significa que los hijos de Dios no podamos tener riquezas, aquí lo que vale es la intención de tu corazón, porque si Dios ve que tú usas el dinero para extender el Reino y tienes un corazón dadivoso, te dará más porque eres un buen administrador; pero si tiene amor por las riquezas.  Este dinero empobrecerá tu corazón, haciendo que ames más tus riquezas que a Dios.

 

Al oír esto los discípulos dijeron: - ¿Quién pues podrá ser salvo V-26

Jesús les responde: - Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. V-27.

 

Amados hermanos en nuestras fuerzas y sin la ayuda del Espíritu Santo es imposible que podamos vencer nuestras debilidades.

 

Es necesario abrirle con sinceridad nuestro corazón a Dios y renunciar a todo lo que nos separa de Él, aquello que nos impide seguirle y pedir su ayuda para vencer. ¡Con Él es posible!

 

Dios quiere que tomemos decisiones firmes y que actuemos conforme a su palabra.

Por eso le dijo al joven rico vende todo lo que tienes y dalo a los pobres y sígueme. Jesús le orienta lo que debe hacer, los primeros pasos a seguir y entonces luego vería los beneficios de seguirle.

 

Amado en nuestro caminar con Jesús tendremos que tomar decisiones que nos costarán, pero estas valen la pena, no se trata de que Dios lo haga por nosotros ya Él lo hizo. Ahora nosotros nos movemos en fe y cada decisión que tomemos tiene que estar fundamentada por su palabra.

 

Deseo que siempre puedas decidir por Jesús, te animo y aliento para que seas valiente. Lo mejor está por llegar. Recuerda tú eres su hijo(a) muy amado.   

 

 

 

 

 

Ysabel Rodrigues

Con mucho amor, 


Escribir comentario

Comentarios: 0