El Espíritu Santo brilla en Mí

foto con verso mateo 11,28-29

               Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro padre que está en los cielos.

                                                 Mateo 5:16 

 


 Tenemos que decidir caminar en los frutos de su Espíritu Santo, que están en nosotros y que se reciben a través de la fe.

 

Somos más que vencedores con el Espíritu Santo porque es el mismo Dios dando fuerza, aliento e iluminándonos para que hoy podamos brillar su luz.

 

Y recuerda que para que una luz alumbre tiene que estar sobre la mesa, no debajo de la cama. Sal fuera y alumbra porque tienes mucho que dar a este mundo que hoy se encuentra en amargura y desesperación.

 

Por nada te dejes contaminar. El enemigo quiere ponerte trampas para que caigas, pero tú no eres de los que caes sino de los que saltan los obstáculos.

 

¡Gloria a Dios que ha puesto su Espíritu en nosotros! para hacernos vencedores.

 

El libro de Jeremías Capítulo 15:15 al 21.

Nos cuenta como Jeremías estaba pasando por un dolor, provocado por la condición del pueblo.

 

Esto le hizo ir a Dios con quejas y Dios le responde:

Versículo 19: Si te convirtieres yo te restauraré y delante de mí estarás y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti y tú no te conviertas a ellos.

 

Dios le estaba diciendo a Jeremías; …. Deja de quejarte y declara mi poder. El poder de Dios no fluye mientras está la queja, porque esta es una herramienta del espíritu que opera en este mundo.

 

Es necesario que en medio de tu desierto levantes tus ojos a Dios y declares sus maravillas y eso es posible porque su Espíritu está en ti.

 

En el versículo 20, le dice ….Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce y pelearán contra ti pero no te vencerán porque yo estoy contigo  para guardarte y para defenderte dice Jehová y te libraré de la mano de los malos y te redimiré de la mano de los fuertes.

 

¡Aleluya! Esta palabra es para nosotros hoy, no pongamos nuestros ojos en las circunstancias, sino en Cristo y en el poder de Dios que está en nuestro interior a través de su Espíritu Santo, declaremos a cada problema la palabra escrita y así siempre estaremos siendo luz para otros y recibiendo la victoria sobre nuestras batallas. Jeremías 15:20

    

 

 

Ysabel Rodrigues

Con mucho amor, 


Escribir comentario

Comentarios: 0