¡Mantente firme!

Colosenses 1, 22-23

 

“… para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él;

si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que
Colosenses 1: 22-23


El diablo no es tan fuerte y poderoso como a menudo de dice. Le adjudicamos mucha más fuerza de la que realmente tiene. Ya está totalmente derrotado y le han quitado el poder y todo lo que ahora le queda es aparentar ser como un león rugiente (él no lo es).

Ni siquiera puede elegir a quién devora porque solamente puede devorar a aquellos que se han dormido y a aquellos que se han emborrachado en todos sus problemas, circunstancias y cosas de este mun (1 Pedro 5,8).

 

Todo lo que le queda al diablo para envolverte y obligarte a estar de rodillas son sugerencias y pensamientos, los que te ofrece en el momento “justo”, cuando no estás sobrio ni despierto para estar firme en la esperanza del Evangelio, la esperanza que desde hace tiempo ya te ha brindado la victoria en Cristo.

 

Entonces, cuando vuelvas a tener problemas o te pase algo, vendrá el diablo y te inyectará pensamientos de preocupaciones, pensamientos de miedos y de derrotas. Intentará convencerte de que no sirves para nada, que eres inútil y débil,…Pero justamente aquí se decide si en esta difícil situación vas a ganar o perder.

 

Si no estás infatigable y firme, si no defiendes tu estado de ganador y no resistes a estos pensamientos del diablo, entonces cambiará tu pensar y tu hablar de tal manera que finalmente te traerán la derrota.

 

Sin embargo, si estuviste infatigable y firme y has conservado el ancla para tu alma, siendo consciente que de todas formas eres el ganador y que el diablo es el enemigo derrotado, él tendrá que huir y la victoria estará allí.

 

¡Mantente infatigable y aférrate a la esperanza de la buena noticia que se te proclama! Eres el ganador y, no importa lo que venga, mientras no se lo permitas, el diablo no podrá quitártelo.

 

En medio de las tentaciones, problemas, preocupaciones y miedos, tú tienes un ancla para tu alma (tus emociones,…), la cual es la esperanza del Evangelio.

El diablo siempre intentará de implantarte en tu cabeza los pensamientos de fracaso, diciéndote que no sirves para nada, que eres inútil y débil, PERO, en medio de todo esto tienes que resistirle y mantenerte firme porque tú tienes la Palabra de Dios y Su juramento, de que tú eres el ganador y que eres más que capaz de ganar esta lucha de pensamientos.

¡Mantente firme e incansable y recuérdale al diablo  tu victoria y  su derrota cada vez que venga hacia ti! ¡Tú eres el ganador! ¡No sueltes la victoria! (Colosenses 1: 22-23 & Hebreos 6: 15-20).

 

Hannes Lerke

Con mucho amor, 

Unterschrift von Hannes Lerke

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ysabel M Hernández Rodrígues (lunes, 17 julio 2017 23:03)

    Amén, esto es a lo que llamamos activar nuestra fe, hoy el pueblo de Dios necesita levantarse fuerte y resistir toda mentira. Gracias por tus lindas y profundas palabras que nos impulsan a seguir.